Web Analytics
sociedad

Ofrece el INM disculpas por detener indígenas "que parecen extranjeros"

El Instituto Nacional de Migración ofreció una disculpa pública: en 2015 se detuvo a 4 indígenas tzeltales al "confundirlos" con migrantes por su apariencia física

Ofrece el Instituto Nacional de Migración una disculpa pública a indígenas tzeltales
Ofrece el Instituto Nacional de Migración una disculpa pública a indígenas tzeltales
Foto: Isabel Mateos /Cuartoscuro

Estudiantes de la UNAM, a través de la Clínica Jurídica del PUDH, en conjunto con el Instituto para las Mujeres en la Migración, A.C., lograron que por primera vez, el Instituto Nacional de Migración reconociera que se ha basado en la apariencia de las personas para iniciar detener y deportar mexicanos que “parecen extranjeros”.

Ocurrió a principios de septiembre de 2015: dos hombres y dos mujeres, una de ellas adolescente, todos indígenas tzeltales de Chiapas, iniciaron un viaje al norte del país para trabajar en la cosecha de temporada. El 3 de septiembre de ese año, en la caseta de “Palmillas” ubicada en San Juan del Río, Querétaro, agentes del Instituto Nacional de Migración les pidieron identificarse, pues según los agentes “parecían extranjeros centroamericanos”.

Tres de ellos presentaron sus actas de nacimiento y uno también presentó su credencial para votar, pero los agentes migratorios insistieron en que “parecían de Guatemala". Sin ninguna prueba, determinaron que las actas eran falsas, por lo tanto, trasladaron a quienes sólo presentaron su acta de nacimiento -un hombre y las dos mujeres- a la estación migratoria de Querétaro para iniciarles procedimientos de deportación.

Los procedimientos duraron más de una semana: durante todo ese tiempo estuvieron detenidos en una estación migratoria donde se violaron varios de sus derechos humanos. En principio, nunca tuvieron acceso a un intérprete que conociera su lengua, la adolescente no recibió un trato acorde con su edad y el hombre recibió golpes y choques eléctricos para que aceptara su supuesta nacionalidad guatemalteca.

Estudiantes universitarios pertenecientes a la Clínica Jurídica del Programa Universitario de Derechos Humanos de la UNAM y el Instituto para las Mujeres en la Migración, A.C. (IMUMI), asumieron la defensa de estas cuatro personas, interpusieron un juicio de amparo que logró su libertad, una queja ante la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, otra queja ante el Órgano Interno de Control del INM y una denuncia penal por las violaciones a sus derechos humanos.

El amparo que interpusieron los estudiantes está aún pendiente de resolución ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Más allá de este caso, se busca que se declaren inconstitucionales las disposiciones de la Ley de Migración que facultan al INM para realizar revisiones en otros puntos además de las fronteras y puertos internacinoales.

Por otra parte, la queja ante la CNDH culminó en una recomendación en la cual se determina que se violaron varios de los derechos de estas cuatro personas: a la no discriminación, a la nacionalidad, a la libertad personal, a la libertad de tránsito y de acceso a la justicia y exigió que se reparara el daño por los tratos crueles y degradantes. La recomendación fue absorbida por la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas a principios de este año, el 23 de enero de 2019, y se ordenó la reparación integral del daño y una disculpa pública del INM.

Esta es la primera vez en la historia que el INM reconoce que se ha basado en la apariencia de una persona para hacer una revisión migratoria, lo cual —además de denotar un rasgo de lleno racista— está prohibido dentro de la Constitución mexicana.

Share
Recomendadas