Web Analytics
Ocio y Cultura

De Elena Garro a Sócrates Campos Lemus: versiones silenciadas del 68 llegan al teatro

Trilogía del 68 lleva a escena testimonios que fueron silenciados en su momento. "El 68 fue un gran laboratorio, fue utilizado para probar estrategias vigentes", dice la autora

Existen versiones que no se han contado respecto a lo que sucedió en octubre de 1968, testimonios de personas que en su momento fueron silenciados y excluidos de la narrativa predominante. Este es el eje de esta Trilogía de del 68: Eper, No corran es una provocación, y Elena: la censura de los buitres. Tres obras teatrales dirigidas por Alejandro Guerrero y escritas por Tania Campos Thomas, que rescatan detalles poco conocidos de este suceso.

—Es un compendio de las versiones menos conocidas sobre la historia del 68, que son las de Elena Garro, José Revueltas y Sócrates Campos Lemus, mi padre —cuenta Campos Thomas— Estas historias son como una responsabilidad histórica para mí. No trato de convencer a nadie. No son obras sobre mi familia. Simplemente digo que aquí hay otro pedazo de la historia que debe conocerse.

De esta manera, Eper pone en escena una historia basada en la travesía de la madre de Tania Campos desde Hungría. La memoria de una extranjera, hija de gitanos, que vive la infancia en la posguerra y que, en la búsqueda de un lugar al cual pertenece se le atraviesa México y un representante estudiantil del cual se enamora: se convierte así en perseguida política.

Existan muchas maneras de silenciar a la gente, una de ellas es acusarlas de traición aunque no haya pruebas, como sucedió con mi padre. Otra es decir que está loca, como es el caso de Elena Garro. Fueron estrategias del Estado en 1968 y que ha seguido apareciendo en cada uno de los movimientos de este país.
Tania Campos, dramaturga

—Es una parte que se conoce poco del movimiento: a los extranjeros los persiguieron brutalmente —dice la dramaturga—. No querían testigos, no querían gente de otro lugar

Trilogía del 68: José Revueltas
Trilogía del 68: José Revueltas

No corran, es una provocación, por su parte, representa un dialogo dentro de Lecumberri entre estudiantes que pasaron por el Campo Militar número 1 y fueron torturados junto a su maestro, un personaje basado en José Revueltas. En la obra se toca un tema vital: la amnistía.

—Casi no se conoce esa amnistía que se les ofrece por debajo del agua y el conflicto que había entre los estudiantes de la UNAM y el Politécnico —detalla Campos Thomas—. Y cómo este conflicto de lucha de clases es aprovechado por el gobierno para acabar de desarticular el movimiento. Esto es lo que dice Carlos Montemayor y nosotros lo sostenemos. A Sócrates se le acusa de haber traicionado al movimiento. José Revueltas cuestiona esto porque lo conocía bien.

La tercer obra, Elena: la censura de los buitres trata de rescatar la parte humana de Elena Garro y como ella se encuentra con el 68. Cuenta Tania Campos que a Sócrates Campos Lemus lo torturaronn y lo hicieron declarar en contra de intelectuales y gente que no conocía, entre ellos Elena Garro y a Alberto Madrazo, a quienes acusa de financiar el Movimiento. Elena entra en pánico y en su defensa hace una declaración pública donde se asume nacionalista y en contra de la movilización. Entonces el grupo de Octavio Paz la empieza a atacar.

El 68 fue un gran laboratorio. Fue utilizado para probar un montón de estrategias que hasta la fecha se usan. Por eso es importante hablar desde otros ángulos. Preguntarnos qué pasó, investigar, tomar postura y entonces sí: 2 de Octubre no se tiene que olvidar. Porque 2 de octubre no se olvida, dijo Kayani Revueltas, pero nos faltan 43. Entonces qué estamos haciendo mal.
Tania Campos, dramaturga

—En estas obras lo que yo trato de decir es que hay muchas maneras de silenciar a la gente —señala la escritora—. Una de ellas es acusarlas de traición y entonces lo que él tenga que decir no vale, aunque no haya pruebas ni nada. Di que la otra está loca, que es el caso de Elena Garro, y lo que diga no tiene validez. Esas formas de silenciamiento me parecen que son una estrategia de Estado en el 68 y que ha seguido apareciendo en cada uno de los movimientos de este país. Si hacemos una revisión veremos que en todos los movimientos hay un traidor y siempre se habla que cobra en Gobernación. Igual y si. Igual y no. Igual es la manera de romper los movimientos.

Para la autora es importante revisitar la historia del 68 pero fuera de esta versión que ha prevalecido a lo largo de más de medio siglo; es decir: la versión de la UNAM antes que la del Politécnico.

Elena Garro, Trilogía del 68
Elena Garro, Trilogía del 68

—Creo que el 68 fue un gran laboratorio. Al menos sí fue utilizado para probar un montón de estrategias que hasta la fecha se usan. Por eso creo que es importante hablar desde otros ángulos. Empecemos por preguntarnos qué pasó, por investigar, por tomar postura y entonces sí, 2 de Octubre no se tiene que olvidar. No solo eso: todo el movimiento y todo lo que siguió. Porque 2 de octubre no se olvida, dijo Kayani Revueltas, pero nos faltan 43. Entonces qué estamos haciendo mal.

Además de las puestas en escena, los tres textos están integrados en un libro titulado también Trilogía del 68 bajo el sello Carretera 45 e ilustrado por Luis Pérez Gay. Este se presentará el próximo 21 de diciembre, fecha del cumpleaños de Elena Garro y, curiosamente, de la madre de la autora. Hay oportunidad de obtenerlo antes y gratis. Durante los días de estreno de las obras, en la página de Facebook Trilogía del 68. De: Tania Campos Thomas estará disponible un código QR para que la gente pueda descargarlo en PDF.

La Trilogía del 68 se presenta en el Teatro El Granero Xavier Rojas, del Centro Cultural del Bosque, en el siguiente orden: Eper del 21, 22, 23, 24 y 28 de noviembre; 5 y 6 de diciembre. No corran, es una provocación el 29 y 30 de noviembre; 1 de diciembre. Elena: la censura de los buitres del 7 al 15 de diciembre (a excepción del día 12).

1968
1968

Share