Web Analytics
Nacional

Hernán Gómez: “Este es un presidente al que le gusta concentrar poder”

"Veo un primer año con cosas más positivas que negativas. Soy optimista; hay un presidente —Andrés Manuel López Obrador— con un apoyo social importante, que está decidido a transformar y a no ser intrascendente"

—¿Cuál es tu evaluación del primer año de gobierno de AMLO?

No ha sido fácil, ha sido un año complicado. Gobernar nunca es tan sencillo como parece cuando estás en la oposición o haciendo campaña. Pero, si lo comparamos con otros primeros años de gobierno, se ve claramente la voluntad de hacer muchos cambios. Quizás, a veces, demasiadas cosas y todo al mismo tiempo. Pero también se dice que el primer año es el más importante de cualquier gobierno, que es cuando realmente hay capacidad de hacer cosas, en el primero y segundo año. Después se vuelve más complicado. Entonces, en cierta forma esa hiperactividad se justifica.

Veo un primer año con cosas más positivas que negativas. Soy optimista porque hay un presidente con un apoyo social importante, porque es un presidente que está decidido a transformar y a no ser un presidente intrascendente. Eso está bien: es una fuerza que nos lleva a todos a promover más cambios.

Ciertas cosas todavía no se terminan de ver del todo, pero, por ejemplo, lo que está pasando con la política social es muy importante. La cantidad de recursos que se han destinado a programas sociales no tienen precedente en la historia de México. Eso sólo se logra con voluntad política.

El principal problema de este país es la pobreza y la desigualdad; y mientras haya un presidente que se dé cuenta de eso y no renuncie a esa agenda, yo voy a apoyar y a ser optimista.

—¿Qué ha sido lo mejor del gobierno durante su primer año?

—La capacidad de cambiar la narrativa de la que veníamos. Cambiar la lógica, darle un giro radical, cambiar paradigmas: no dar las cosas por sentado y atreverse a usar o a inventar cosas nuevas. Eso es lo más interesante.

Es un gobierno que no se ajusta a moldes preestablecidos. Apuesta por el cambio, no es mediocre

—¿Qué ha sido lo peor?

—La capacidad de gestión. Hay un líder, un presidente que ha mostrado ser un gran líder social y un gran líder político, pero que no ha demostrado su capacidad como gestor. No digo que sea uno malo, pero es mejor líder político y líder social que gestor público.

Quiere hacer mucho micro-management, involucrándose mucho en las decisiones, estar metido en todo, decidiendo todo, ser la cara visible en todo y no deja a su equipo, no delega, no los deja brillar ni que tengan luz propia

No puedes estar en todo porque, como dice el dicho, el que mucho abarca poco aprieta.

El peor momento ha sido Culiacán. Y en eso no hay muchas dudas. Ha sido el momento más difícil de este gobierno. No sé si ir por Ovidio (Guzmán) fue una decisión. Realmente no estamos seguros si lo decidió el presidente o el secretario de seguridad o algún grupo que se fue por la libre. Ahí hay muchas dudas. Quizás esa sea la peor decisión.

—¿En cuáles temas hay incertidumbre?

—En lo económico hay incertidumbre, pero hay un escenario internacional adverso. Lo que hace falta es que, igual que tenemos un presidente obsesionado con la corrupción, tengamos a un presidente obsesionado con el crecimiento económico, con generar inversión pública, proyectos de infraestructura que funcionen.

La inseguridad genera mucha incertidumbre. No sabemos si este escenario de inseguridad se va a poner cada vez peor.

En muchos temas es un gobierno que ha generado incertidumbre. Pero la incertidumbre a veces es buena porque una sociedad que sólo tiene certezas es una sociedad, en el fondo, que no se atreve a cambiar. La incertidumbre es inevitable en un proceso transformador. Si tú quieres cambiar la realidad tienes que aceptar que eso generará una cierta dosis de incertidumbre.

Este presidente, además, ha tenido una capacidad de confrontar, de desafiar a los grupos de interés y a los grupos de poder. Eso tampoco tiene precedente en la historia de este país y también se necesita. Por eso digo que es un gran líder social y un gran líder político.

Se necesita tener muchas agallas para hacer algunas de las cosas que él ha hecho. Quitarle, por ejemplo, a las organizaciones campesinas el poder de intermediación de los programas sociales

Se necesita valentía para hacer eso. No se atrevieron a hacerlo ni el PAN ni el PRI en su momento.

—¿En qué temas es difícil tomar una postura aún?

—Por ejemplo, en la relación con los organismos autónomos. Uno diría que está bien cortarle presupuesto al Instituto Nacional Electoral, la austeridad, ese tipo de cosas. Pero por momentos también uno dice: ¿hay un interés por eliminarlo? No sabemos muy bien, porque existe una demanda legítima de reducir el gasto que implican estos organismos, pero también dudas de si este presidente va a ser respetuoso de su autonomía o si los quiere debilitar. Yo creo que no, pero entiendo las dudas que genera.

También la elección de la CNDH despierta dudas sobre el compromiso con las organizaciones.

Este es un presidente al que le gusta concentrar poder. Él cree que su proyecto de transformación social va a ser más eficaz si él concentra más poder. Hay que ver si en ese juego político no se le pasa la mano. Creo que no, pero es razonable que existan personas que tengan dudas. A este gobierno le toca despejarlas, le toca ser muy cuidadoso para que no haya duda y demostrar que cuenta con plenas credenciales democráticas.

-

Share