Web Analytics
Foto: Presidencia de Bolivia
Foto: Presidencia de Bolivia
Internacional

Bolivia cancela decreto que eximía abuso de militares en protestas; los repliega

La presidenta interina Jeanine Áñez anuló el polémico decreto para pacificar al país y anuncia que la Policía retoma la seguridad en las calles

La Paz.- La presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez, abrogó ese el decreto supremo 4078, que eximía a las Fuerzas Armadas de responsabilidad por las acciones que tomaran para restablecer el orden, ante los hechos de violencia generados en el marco de la crisis postelectoral en el país.

"Después de una evaluación del gabinete de ministros y una vez que el gobierno nacional ha suscrito acuerdos con las organizaciones sociales, y como consecuencia los conflictos en el país han sido levantados, hemos decidido abrogar" el decreto 4078, indicó la mandataria interina, en declaraciones recogidas por el diario local Página Siete.

Durante un acto en el Palacio Quemado, Áñez explicó que decidió recurrir a los militares ante las violentas protestas, tanto de simpatizantes como opositores de Evo Morales, quien renunció a la Presidencia el 10 de noviembre, en medio de denuncias de fraude en los comicios del 20 de octubre.

El decreto 4078 "es un recurso constitucional que los gobiernos tienen a su disposición cuando la seguridad del Estado o la seguridad de la ciudadanía se siente amenazada por acciones de violencia, que ponen en peligro la estabilidad del país y la vida de los ciudadanos", recordó.

El artículo 3 del decreto establecía que “el personal de las Fuerzas Armadas que participe en los operativos para el restablecimiento del orden interno y estabilidad pública, estará exento de responsabilidad penal cuando en el cumplimiento de sus funciones constitucionales actúe en legítima defensa o estado de necesidad".

"Nuestro gobierno tuvo que recurrir a una medida de estas características porque enfrentó acciones violentas que nunca antes habíamos visto en nuestra historia y que nunca más quisiéramos verlas", sostuvo Áñez, quien aprobó el decreto el pasado 14 de noviembre, dos días después de declararse como presidenta.

Asimismo, la mandataria interina agradeció a las Fuerzas Armadas por su "decidida" y "oportuna" participación, que evitó mayor vandalismo y confrontación en el país, donde los enfrentamientos han dejado hasta el momento 35 muertos, de acuerdo con datos de la Defensoría del Pueblo.

Sin embargo, el decreto fue repudiado por los sectores movilizados en Bolivia e incluso fue calificada como "grave" por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), tras considerar que favorecía la impunidad, de acuerdo con el diario local La Razón.

Durante el acto, la mandataria insistió en que su gobierno es de transición y reiteró su compromiso por convocar a elecciones libres, limpias y transparentes.

(Notimex)

Share